¿El Nuevo Ciber?

Una reciente investigación mencionó a San Luis, La Rioja, Capital Federal, Buenos Aires y Río Negro como casos líderes en el diseño de políticas inclusivas de las tecnologías en el aula.

Tal vez por la reiteración de las imágenes televisivas, si uno analiza la aplicación de estas herramientas entre los alumnos, piense en los de hogares humildes portando netbooks, agradeciendo a las autoridades y maestros, con padres emocionados.
La cuestión no es menor. Aunque hace que familias con escasos recursos tengan una computadora móvil en la casa, no significa que constituya una simultánea política de aprendizaje, alfabetización digital o un plan de conectividad.
Las cinco jurisdicciones distinguidas por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) disponen, hace varios años, de la imagen proyectada por el Estado Nacional:

los estudiantes llevando las “compus” a la escuela y en comodato a su hogar, pero con cuatro agregados que las convierten en planes:

  • Integralidad.
  • Escala.
  • Sustentabilidad.
  • Innovación.

 
Veamos cada caso:

  • Integralidad. Las políticas de inclusión de tecnologías de la información y la comunicación no apuntan sólo a todos los niveles educativos. En San Luis, por ejemplo, los padres obtienen herramientas digitales.
  • Escala. Relación respecto de la estimación entre el tendido de los kilómetros de fibra óptica y la posibilidad de conectividad que se plantea en un determinado territorio (cobertura que tendrán las conexiones).
  • Sustentabilidad. Sostenimiento del plan a lo largo del tiempo.
  • Innovación. Comprende no sólo las novedades en los aprendizajes sino la introducción de las tecnologías en forma transversal a todos los aprendizajes.

En cuanto al programa nacional Conectar Igualdad, que cubre la entrega de netbooks a las escuelas secundarias, técnicas y de educación especial, los resultados de una investigación de once universidades dan cuenta del mejoramiento en la asistencia, las habilidades de los jóvenes con la informática y en la “inclusión social” de las familias.
La letra “fina” del informe, sin embargo, previene sobre algunas preocupaciones de docentes encuestados que dan cuenta de las transmitidas diariamente por los padres:

  • Exceso en el uso de las redes sociales en clase, no diferenciando al aula de un ciber.
  • Escasa utilización para el aprendizaje.
  • Demanda de “capacitadores” para el uso pedagógico de las netbooks.
  • Inquietud de los padres por el creciente tiempo que los jóvenes pasan frente a las pantallas. “Los chicos ya no corren en el recreo, no juegan, están sentados con la computadora”, se lamentan

 

Fuente: Laura Hojman DyN – Publicacion Diario LaNueva.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s